Deterioro mental

Deterioro mental

El deterioro mental es un estado intermedio entre el deterioro cognitivo normal por envejecimiento y el deterioro más grave de la demencia. Puede implicar problemas con la memoria, el lenguaje, el pensamiento y el juicio que son más graves que los cambios normales relacionados con el envejecimiento.

 

Si tienes un deterioro mental, debes saber que tu memoria o tus funciones mentales se han «perdido» un poco. Tu familia y amigos cercanos también pueden haber notado el cambio. Aunque generalmente estos cambios no son lo suficientemente graves como para interferir demasiado en tu vida diaria y tus actividades normales.

 

El deterioro cognitivo puede aumentar tu riesgo de que luego se desarrolle en demencia, causada por la enfermedad de Alzheimer u otras afecciones neurológicas. Aunque algunas personas con deterioro cognitivo leve nunca empeoran y unas pocas mejoran finalmente.

 

 

En nuestra clínica atendemos este problema. No dudes en contactarnos.

Síntomas

El cerebro, al igual que el resto del cuerpo, cambia a medida que envejeces. Muchas personas notan que la falta de memoria aumenta progresivamente con la edad. Puede llevar más tiempo acordarse de una palabra o del nombre de una persona.

Pero la preocupación continua o cada vez mayor sobre tu estado mental podría sugerir un deterioro cognitivo leve. Los problemas cognitivos pueden avanzar más de lo esperado e indicar un posible deterioro cognitivo leve si experimentas alguna de las siguientes situaciones o todas:

 Te olvidas de las cosas con más frecuencia.

 Te olvidas de eventos importantes, como una consulta o un compromiso social.

 Pierdes la línea de pensamiento o la secuencia de una conversación, de libros o de películas.

 Te sientes cada vez más desbordado al tomar decisiones, planificar los pasos para completar una tarea o interpretar instrucciones.

 Comienzas a tener problemas para encontrar el camino hacia lugares conocidos.

 Te vuelves más impulsivo o cada vez demuestras menos sentido común.

 Tu familia y tus amigos notan cualquiera de estos cambios.

Si tienes deterioro mental, también podrías experimentar lo siguiente:

 Depresión.

 Irritabilidad y agresión.

 Ansiedad.

 Apatía.